Aquí puedes leer algo más de lo que nos cuentan nuestros alumnos del Programa Internacional, toda una experiencia de compartir y aprender.

foto1 web

Foto 2 web

 

Ya han pasado 7 meses desde que comenzó la mayor aventura de mi vida. Cuando llegué, no sabía qué esperar, estaba ilusionada y con miedo al mismo tiempo, pues nunca había vivido una experiencia así antes. Desde el momento en que llegué, la familia me trató como a una más, como si nos conociéramos desde siempre, lo cual me ayudó mucho porque hizo el comienzo del intercambio mucho más fácil. Los primeros días fueron un poco duros, pues pasar de una vida a otra en un día no es fácil, pero mi host sister estuvo pendiente de mí en todo momento, al igual que el resto de la familia.

Luego empezaron los primeros días en el MND. Me sorprendió para bien lo cercana y abierta que es la gente aquí. Todo el mundo se te acercaba y mostraban interés por saber de ti. Nos acogieron muy bien, se ofrecían a ayudarnos con cualquier cosa y poco a poco fui conociendo a gente que nunca olvidaré. MND tiene un espíritu de compañerismo y amistad admirable. Desde luego esto nos ayudó mucho a empezar a encontrar nuestro sitio aquí y a conocer a la gente que nos acompañaría durante todo el año.

Las asignaturas fueron todo un reto al principio. Aunque ya llevábamos varios años dando inglés, es muy distinto pasar de escucharlo y hablarlo durante 3 horas a la semana, a tener que hacerlo las 24 horas del día. Me fue difícil mantener el ritmo de las clases las primeras semanas, porque no entendía mucho lo que decían los profesores.  Al cabo de mes y medio, entender a todo el mundo ya no era un problema. Lo que me parecía incomprensible al principio, ahora ya me supone ninguna dificultad. Las asignaturas y la forma de estudiar son distintas a España, pero uno se acostumbra rápido y no hay problema.

Con mi familia tengo una relación bastante cercana. Me siento muy integrada y cómoda con todos. Ya hemos hecho algún viaje y estamos planeando alguno más en los próximos meses. Con mi host sister siempre hacemos planes los findes y nos lo pasamos muy bien.

En esta experiencia he conocido a gente a la que considero mi segunda familia y que me llevo para siempre. Por supuesto que hay momentos duros, pero con el tiempo todo mejora y al final adquieres una madurez y crecimiento personal muy importantes. No me arrepiento de haber venido porque esta experiencia me está aportando muchas cosas que me servirán para toda la vida.

Flavia García Lobera

Sophomore

2021-2023

Foto 3 web

 

Estudiar en Estados Unidos es una experiencia que he querido tener desde pequeña. Mount Notre Dame ha sido capaz de brindarme una experiencia muy chula e irrepetible.

Desde mi llegada, mi familia me trato como una más, me sentí integrada y se preocupaban por mí. Al principio es normal sentirse solo o echar de menos a tu familia y amigos, pero con el apoyo de todas las personas a las que vas conociendo se supera pronto.

Las costumbres son muy diferentes, y el día a día también, pero merece la pena. Las experiencias, nuevas amistades y lo mucho que aprendemos, hacen la experiencia única. He jugado a deportes en MND, lo cual me permitió conocer a mas amigos y ayudarme a integrarme. Además, con la familia tuve la oportunidad de viajar en vacaciones, lo cual unió el vínculo con la familia. No puedo creer que en menos de tres meses se me acabe la experiencia.

Recomendaría a todos que se apunten a esta experiencia porque es impresionante.

Ana Gimeno Oliván

Sophomore

2021-2022

Foto 4 web

 

La experiencia que estoy teniendo en lo que llevo estando este año estudiando en Estados Unidos está siendo muy positiva. Aunque ya el curso escolar aquí se esté acabando, aún me quedan dos meses y unas dos semanas para terminar de disfrutar esta experiencia de la que me voy a acordar para siempre. He hecho nuevos amigos, he conocido nuevos lugares en los que no había estado nunca, he probado nueva comida, y hasta he visto coches que no había visto nunca en España. Cuando vine aquí no conocía casi nada de Cincinnati, y la verdad es que todo para mí era una novedad. El primer día de colegio recuerdo que fue el día de después de llegar aquí, fue duro ya que todavía estaba cansado del viaje. Pero los días siguientes fueron mejorando, empecé a conocer a gente, y también a aprender palabras nuevas de vocabulario. También hay que decir que todos y cada uno de los profesores nos han estado tratando muy bien desde el primer día y nos han estado ayudando cuando no entendíamos alguna cosa. Eso nos ha facilitado bastante poder seguir mejor las clases. Lo mismo puedo decir de las familias que nos han acogido. Todas ellas nos han hecho sentir como en casa, incluso de vez en cuando nos han organizado planes entre ellas para que tanto las chicas como los chicos españoles pudiéramos hacer actividades juntos. En resumen, esta experiencia de verdad merece mucho la pena. Si estáis dudosos entre ir o no, yo os recomiendo que vayáis  os lo pasaréis fenomenal, que el tiempo pasa volando y las oportunidades como estas se presentan una vez en la vida y hay que aprovecharlas aprovecharlas.

Juan Pinto Acero

Junior

2021-2022

foto 5 web

foto 6 web

 

 

Vivir un año en Estados Unidos es una aventura muy especial que lo vas a pasar muy bien. He tenido mucha suerte con la familia que me ha tocado vivir. Cuesta al principo, pero en un par de semanas, cuando vas entendiendo todo poco a poco, disfruats mucho. Casi todos los fines de semana, hacemos alguna actividad, por ejemplo, el fin de semana anterior me fui de camping, y me lo pasé muy bien. Todas estas experiencias vividas hasta ahora, te ayudan a madurar mucho., Las clases me están pareciendo muy asequibles, se pueden seguir con tranquilidad pero eso no quita que tenemos que estudiar y bastante.

Mí nivel de inglés ha mejorado mucho, y sigue mejorando.

Recomiendo este viaje mucho, porque os lo vais a pasar muy bien y vais a vivir experiencias que en España no las vais a vivir.

Pablo Sánchez Izquierdo

Freshmen

2021-2022

foto 7 web

foto 8 web

foto 9 web