Despertar religioso

Al mismo tiempo que el niño crece en conocimientos, en experiencias, en descubrimiento de sí mismo, de las personas y de su entorno, debe ir creciendo en “religiosidad”, es decir en su relación con Dios.

Más adelante, la catequesis infantil le irá relacionando con la persona de Cristo, con la Iglesia, con los sacramentos y con el seguimiento de Jesús, pero desde la llegada al colegio favorecemos el despertar religioso, una experiencia religiosa acompañada por la familia y apoyada por los profesores y los monitores del colegio.

A las familias les invitamos a: orar con el niño/a para dar gracias o alabar por todo lo que se hace y ocurre, dirigirse a Dios expresando los sentimientos tristes, pedir perdón por lo que se hace mal y por los errores, enseñar el Padre Nuestro y rezarlo, y también a explicarles las celebraciones y fiestas.

En el colegio les acompañamos con canciones, la oración de Buenos días al comenzar nuestra jornada o con la experiencia de Encuentro con Jesús.

ASÍ NACE Y CRECE EL DESPERTAR RELIGIOSO en los niños y niñas de 2 a 6 años.