×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 112

EMAILGELIO 26 de noviembre de 2017

Rate this item
(1 Vote)

EMAILGELIOimg Un rey menesteroso

Emailgelio 306 del 26 de noviembre de 2017 – Solemnidad de Cristo Rey (A)

                         En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

            : “Cuando venga en su gloria el Hijo del Hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones.

            . Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.

  Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme’.

Entonces los justos le contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?. Y el rey les dirá: ‘Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis’.

  Y entonces dirá a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos; id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis’. Entonces también estos contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel y no te asistimos?’. Y él replicará: ‘Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de estos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo’. Y estos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna”. (Mt 25, 31-46)

En el día de Cristo Rey, no escuchamos en el evangelio las reverencias que tenemos que hacer a ese Rey ni los honores que le tenemos que dedicar. Este Rey quiere que demos de comer y beber al hambriento y sediento, que acojamos al forastero, que vistamos al desnudo, que visitemos al enfermo o al que está en la cárcel. Es decir, a este Rey no le importa la etiqueta sino que todas las personas tengan una vida digna. Los honores debidos a Dios se resumen en servir al prójimo, y particularmente al prójimo que más necesita.

Cristo no es un rey poderoso sino menesteroso: tiene hambre, sed, no tiene casa o está a punto de que le echen de ella, está en paro, está enfermo, se siente solo y desamparado, extraño en ninguna patria. Es un rey que se identifica con el indigente, y tiende también la mano pidiendo nuestra ayuda.

Es un rey menesteroso que se cuela en nuestra casa. Es ese miembro de la familia que reclama cuidado porque está pasando por un mal momento..      

Es un rey menesteroso que se muestra necesitado en ese compañero o compañera de trabajo que parece no encajar, en ese otro que nos amarga la vida y que nos está diciendo, sin decirlo, que necesita auxilio.

Es un rey menesteroso que está en cada uno y en todos los millones de pobres de todo tipo que hay en el mundo. Nos está diciendo a través de ellos que no nos encerremos para resolver solo nuestros problemas. Nos está preguntando también si estamos dispuestos a tener menos comodidades para que otros tengan lo necesario para vivir. Si estamos dispuestos a ser hermanos de ese rey encarnado en los seres humanos, sobre todo en los más pobres.

                                                 Ignacio Otaño SM

 

Read 67 times